Músculos hasta 50 veces más fuertes podrían convertirse en una realidad

super-musculos

Si nos detenemos a pensar en como funcionan los músculos y los comparamos con los actuales músculos artificiales con los que cuentan los robots, nos daremos cuenta que estos últimos más que ser músculos, son un conjunto de bombas hidráulicas o cualquier otro método para dar movimiento al cuerpo y que está tan alejado de la complejidad y perfección con la que cuenta la máquina humana, los músculos.





Cuando nuestros músculos se contraen no es solo una acción la que se está llevando a cabo sino que millones de pequeñas contracciones discretas se realizan al mismo instante, siendo esa una muestra sencilla de lo sorprendente que es el cuerpo humano. En vista de esta característica con la que cuentan los músculos se han realizado desde hace tiempo estudios para hacer que los músculos artificiales o robóticos sean cada vez más parecidos a los reales.



Publicidad
Anuncios de Google


Músculos roboticos cada vez más parecidos a los reales

Aquí es donde hace su aparición el Departamento de Energía del Laboratorio Berkeley, donde sus investigadores se han centrado en un interesante y útil material llamado dióxido de vanadio el cual ya era usado en la industria gracias a sus características que le permiten convertirse en un aislante eléctrico o en un conductor con el simple cambio en su temperatura.

Es aquí donde el material muestra un comportamiento que puede ser implementado en la búsqueda de músculos robóticos, el cual a pesar de no ser su único punto de aplicación, si abre la posibilidad de fabricar músculos más fuertes que los del ser humano y por supuesto cada vez más parecidos en sus virtudes y defectos.

Lo anterior deriva del cambio sumamente brusco que sufre la estructura cristalina del dióxido de vanadio cuando se eleva a una temperatura de 67°C y se convierte en un material conductor. Dicho cambio físico es tan fuerte que puede lanzar materiales a longitudes más largas, sumado al hecho que el material podría ser controlado manipulando su temperatura. Como mencionamos al principio, las aplicaciones del interesante comportamiento de este material no necesariamente es exclusivo de músculos roboticos, pues existen otras aplicaciones de esta tecnología. Via


Publicidad
Anuncios de Google


Leave a Reply